Search

Rol del cuerpo en la escuela

A partir de la tensión entre los sentidos en su función anatómica y los sentidos como órganos de la sensibilidad que producen significación, traemos otro dato que nos parece que hace juego:

El cuerpo en la escuela sirve a objetivos vinculados al cumplimiento de reglas por obediencia, ordenar la coincidencia en un mismo tiempo y lugar, ceñirse a una única coreografía, habilitando un acotado repertorio sensorial. ¿Cómo impacta esta restricción en la construcción de sentido en tanto significado? La presencia de lo sensorial, lo sensible ¿estarían restringida a funciones biológicas que permiten orientarse en un tiempo y un espacio, donde consumir estímulos y dar respuestas? ¿Hay construcción de sentido sin sensibilidad implicada en el aprendizaje?

Otro dato curioso son las respuestas que indagan en los sentidos identificados como menos protagonistas (el olfato, el gusto, el tacto), que tienen un denominador común:

¡Se refieren a la dimensión extracurricular de la escuela!

Predominan la diversidad y singularidad. A diferencia de la vista y el oído, tanto para el olfato como para el gusto las respuestas resultan un amplio abanico de recuerdos sensoriales cargados de detalles singulares, y ninguno de ellos implicados con el aprendizaje de modo explícito. ¿Quizá los sentidos menos protagonistas han sido los menos domesticados o menos utilizados a los fines disciplinares y por ello resultan menos homogéneos? ¿Es posible o pertinente involucrar estos otros sentidos en el proceso de aprendizaje? ¿Cómo? ¿Para qué?

Los datos aquí presentados son de la encuesta Cuerpo y Educación. Pulsa aquí para conocer más.

25 views0 comments

Recent Posts

See All